Ikea quiere venir a Valladolid, pero no la dejan entrar

Por que?

esa es la pregunta que nos hacemos toda la comunidad de Ikea Castilla y León.

Ikea, una de las mejores empresas del mundo, quiere instalarse en valladolid, concretamente en Arroyo de la Encomienda, un sitio más que adecuado para su instalación por sus accesos, que estaría conectado con casi toda la Comunidad mediante Autovía.

pero no la dejan entrar, y todo por que unos señores dicen que no, que no les interesan recibir 300 millones de inversion en la región y la creacion de 1700 puestos de trabajo.

Y eso es lo que nos pasa, por que Castilla y León y Valladolid, se emeñan en seguir siendo una Región rural y atrasada, donde las personas vemos muy dificil poder salir adelante, donde los jovenes tienen que verse obligados a salir de la comunidad por que aquí no hay empleo.

Hasta cuando?

Cuando vamos a cambiar? cuando vamos a dejar la hazada, el carro y el sombrero de paja a un lado y vamos a expandirnos? a crecer? a innovar? a crear?

Naturalmente, eso depende de nosotros, sí sí, de nosotros mismos, ya que nosotros estamos permitiendo que sigamos como estamos, al no decir nada, al no protestar, al no sacar nuestras opiniones a la luz.

Pero bueno, mientras seguimos labrando y esperando a que este sol de verano descienda y se esconda para poder retirarnos a descansar unas horas hasta la mañana siguiente que cante el gallo, os dejamos las últimas noticias traidas por nuestra amiga Triciacus, muchas gracias!

Ikea mantiene el interés por Castilla y León. Lo subrayaba ayer por la tarde el alcalde de Arroyo, José Manuel Méndez, después de una maratoniana jornada de entrevistas con los directivos de la multinacional sueca en Madrid. La empresa quiere ubicarse en el municipio, pero no está dispuesta a aceptar la solución en dos tiempos planteada por la Consejería de Economía y Empleo. A estas alturas, la compañía parece no fiarse de la palabra de la Junta y rechaza de plano tragar con los 18.925 metros para iniciar las obras ahora y recibir los 43.133 restantes cuando el Ejecutivo autonómico adapte la nueva directiva en noviembre.
Incluso los responsables de Avadeco, contrarios a la autorización de este macrocomplejo, avalaban ayer esta desconfianza al asegurar que la nueva ley, lejos de liberalizar completamente la instalación de grandes superficies puede ser incluso más restrictiva, porque no permite la saturación de este tipo de establecimientos, algo que en la zona sur del área de Valladolid es patente (Vallsur, Hipercor y ahora Viapark).
Por eso en Ikea quieren ya toda la superficie solicitada en su proyecto. Si no podrían tomar la decisión de abandonar para siempre su aventura comercial en Valladolid. Posibilidad que «ni mucho menos podemos descartar ante el rumbo de los acontecimientos», señaló el regidor.
Méndez se mostró ayer discreto a la hora de valorar el encuentro, pero dejó muy claro que la decisión vuelve al despacho de Villanueva. «Hay que ser prudentes y todos tenemos que respaldar, con trabajo y voluntad política, la inequívoca apuesta que en todo momento ha hecho Ikea por esta tierra, que en definitiva es para lo que los ciudadanos, que quieren Ikea, nos han puesto aquí.
Por ello confío en que todo el equipo de responsables de la Junta en esta materia estarán a la altura de las circunstancias para salvar las dificultades que hagan falta, puesto que han acreditado sobradamente que saben hacerlo», señalaba.
Los líderes en la venta de muebles han vuelto a chutar el balón para dejarlo en el tejado de la Consejería de Economía. La incógnita ahora es si el vicepresidente segundo está dispuesto a reconsiderar la postura y a negociar una salida técnica que dé cabida a los 62.059 metros cuadrados. Por si acaso, Avadeco recordó ayer a la Junta que la ley está para cumplirla y advirtió que la instalación de Ikea, junto con Viapark y Geinsol podrían provocar la destrucción de 2.500 empleos en el pequeño comercio de Valladolid. Aviso a navegantes y más presión.

No pueden tratar la implantación de Ikea como si fuera una partida de mus

Un luchador, eso es lo que es José Manuel Mendez

Alcalde de Arroyo de la Encomienda, Valladolid.

Pero también un iluso. Un iluso por creer que la junta de Castilla y León ha querido ayudarle en traer Ikea a nuestra Región.

Lo que los ciudadanos y FANS de Ikea hemos podido contemplar a lo largo de estos meses de disputas y pataletas por parte de personas relevantes de nuestra ciudad, ha sido de llevarse las manos a la cabeza. Personas que se jactaban de decir que “o Ikea en la capital, o en ningún otro sitio”

Con semejante espíritu de cooperación, es imposible hacer buenas cosas.

Y se han cargado Ikea.  O más bien están a punto, si es que nuestro amigo UDO KAPPNASTEIN no ha recogido los bártulos y se ha marchado corriendo de Valladolid y de Castilla y León.

¿Cómo es posible?

Nadie lo sabe. Acabamos de rechazar una inversión en nuestra Región de nada más y nada menos que 200 millones de euros y 1.600 empleos directos.

Repetimos, Directos.

No obstante, eso no debe importar, como ya decía en mi anterior publicación, todo debe ir sobre ruedas en nuestra comunidad, que vamos rechazando a la ligera puestos de trabajo e inversiones.

Estupendo. Quizás los jóvenes entre los que me incluyo, nos vamos a Madrid a trabajar solo por que ponen buenos pinchos. O quizás sea porque el cocido madrileño lo ponen allí que ni pintado.

Quién sabe. Lo único que podemos medianamente asegurar, es que Ikea en Valladolid está lejos de instalarse.

Y todo por que el Sr Tomás Villanueva ha decidido espantar a Ikea de Valladolid a bastonazos cual pueblerino emboinado garrote en mano.

Mientras vamos recibiendo emails, os dejamos las declaraciones Sr Méndez para el norte de castilla.

Después de conocer la decisión tomada por la Junta de Castilla y León, en la que se dictamina que Ikea deberá reducir los metros de suelo que inicialmente se habían pensado para su ubicación en Arroyo de la Encomienda, el alcalde de la localidad, José Manuel Méndez Freijo, comentó sus impresiones resaltando que siente «un hondo malestar» por la decisión tomada ya que, según comenta el regidor, esto supone «seguir tensando la cuerda respecto de la implantación de grandes proyectos comerciales con la excusa de que un Decreto destinado a desaparecer en breve no permite tantos o cuantos metros comerciales».

De esta forma, José Manuel Méndez lamentó que la decisión fuera en contra de sus pretensiones iniciales y confiaba en que el proyecto de Ikea se llevara a cabo en su totalidad, ya que en otras comunidades autónomas «ya habría sido aprobado sin dilación», comentaba el alcalde, quien aseguró que el proyecto de Ikea que fue presentado hace dos años «corre peligro si no se aprueba tal y como fue presentado».

«La decisión de Ikea respecto a su inversión en Arroyo es clara, pero si ahora tienen que volver a estudiar el proyecto por no aceptar la Junta de Castilla y León la propuesta completa, puede que se marchen al mercado asiático, por lo que no podemos correr ningún riesgo», aseguró el alcalde, quien no ocultó estar preocupado por la situación que se ha generado sobre este asunto y expuso que «lo que no permite la economía, ni la crisis, ni el sentido común de los ciudadanos de Arroyo, de Valladolid y de Castilla y León es que se siga tratando la implantación de Ikea y Viapark como si fuera una partida de mus, máxime cuando existen mecanismos jurídicos suficientes para superar este inconveniente y cuando hay miles de empleos en juego».

Sin embargo, el alcalde aún alberga esperanzas y confía en que «la lógica impere» y la resolución siga las directrices marcadas por el Dictamen del Consejo Castellano y Leonés de Comercio, ya que todavía mantiene su confianza «en la sensibilidad y el buen hacer que el consejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, le da a la generación de empleo en Castilla y León» y por esa razón, José Manuel Méndez, le pidió «que no se desvíe del dictamen del Consejo o que espere unos meses hasta que el marco jurídico cambie y ya no quepan excusas muy difíciles de entender ante la trascendencia del proyecto».

José Manuel Méndez ya ha pensado en tomar cartas en el asunto si la resolución fuera en la línea que ha señalado el director general de Comercio. Si bien, el alcalde de la localidad tiene pensado desplazarse a Madrid el jueves próximo para tratar de primera mano el asunto de Ikea de cara a conocer las posibilidades que albergaría de mantener su planteamiento inicial, ya anunció a modo de órdago que viajará «a Suecia si es preciso» para pedir a los responsables de la compañía «que acepten la resolución de la Junta y comiencen las obras para posteriormente, cuando se liberalice de facto la implantación de superficies comerciales, completen su proyecto», entendiendo de esta forma, que el alcalde acepta los términos propuestos ante la imposibilidad de realizar el proyecto tal y como él hubiera deseado.

 

Responsabilidades

A raíz de estas declaraciones el regidor de la localidad de Arroyo insistió en que todos los miembros implicados en este proyecto deben conocer a la perfección cuál es su papel dentro de esta delicada operación. «Lo que tengo claras son las responsabilidades de cada uno en esta materia y yo no voy a dejar de cumplir las mías», sentenció José Manuel Méndez.

El equipo de Gobierno, no obstante, sigue confiando en que la tramitación de este largo expediente sea satisfactorio a los intereses generales, pues como ya anunció el concejal de Hacienda y portavoz del Grupo Independiente, José Manuel Barrio, «sería muy difícil contarles a los parados de esta tierra que la falta de voluntad política de quien debía ejercerla ha permitido dejar marchar el proyecto Ikea».